Criptomonedas, una alternativa en la economía venezolana

Internet. Diariamente se realizan 2. 600 millones de búsquedas en Google. Cada segundo se ven más de 120 mil videos en YouTube y se suben 700 fotos por segundo en Instagram.

Estamos interconectados. Pasamos de libros y hojas, de grandes bibliotecas, a buscadores online. De cartas a correos electrónicos. De periódicos impresos a portales digitales. Inevitablemente, migramos de lo sólido a lo líquido. Internet se convirtió en la piedra angular de este giro. Del mismo modo en que sustituimos el trueque por el papel moneda, lo hicimos con las tarjetas de débito por las criptomonedas.

Dinero. Un medio de intercambio o pago. Una unidad de contabilizar y entender el mundo de manera homogénea. Una reserva de valor que no debe, necesariamente, estar coordinado por un gobierno o banco central.

Las criptomonedas nacen como un modelo de gestión colaborativa que plantea una toma de decisiones menos centralizadas. Es una tecnología capaz de transferir valor de forma digital sin ayuda de un intermediario. Funcionan como una red de tráfico de información, del mismo modo de Wikipedia o Ares.  Una empresa presta un servicio financiero sin ser el banco, como mercado pago de Mercado Libre. Se trata de dinero digital de persona a persona, que no depende de ninguna institución. Sin estar asociado a un gobierno o una entidad financiera, solo un grupo de personas de acuerdo para generar un sistema de intercambio. Eliminando el tercero de finanzas que es el banco y, con ello, los gastos de intermediación financiera.

Por imposición gubernamental o iniciativa propia, para Samuel Gómez, director de Coingroup , Venezuela podría convertirse en  uno de los primeros países cripto del mundo. Gómez explica que la crisis nos ha hecho tomar muy rápido las nuevas tecnologías para resolver y soportar la hiperinflación. Siendo el tercer país del mundo con más transacciones en criptomonedas.

Sin embargo, más allá de economía y tecnología, lo que necesitan las criptomonedas en temas de negocio es hacerlas potables, digeribles para todos. Masificar su uso, que deje ser una reserva de valor y que sea posible pagar un café con ella, el estacionamiento, las entradas al teatro.

Lo revolucionario de las cripto es su capacidad de transferir dinero de cualquier parte del mundo a otra sin límites, sin restricciones, sin registros. Sin que nadie te haga preguntas. Gozar de libertad económica.

Actualmente, 1500 comercios en Caracas se han sumado al mundo cripto. Subway, Papa John’s, Burger Shack. Todos aceptan el pago a través de Dash, gracias al trabajo de Dash Merchant Venezuela.